El Butano Popular

Librepensamiento y explicaciones

Tu éxito es mi fracaso

Nixon y cócteles— 26-11-2012

Estuve trabajando una temporada en la web de Tele 5 cubriendo las galas de Mira Quién Baila y no me entraba en la cabeza que en las votaciones populares Belén Esteban ganara siempre a Edurne, lo cual creo que explica muchas cosas acerca de nuestra situación política. Pero no quiero ir por ahí, lo que quiero refutar es la idea de que “lo indie” está basado en el clasismo o la vanidad. “Lo indie” está basado en el autodesprecio, y se resume en la frase de Alaska: “Esto no es Londres”.

Como esto no es Londres, somos todos una panda de catetos, menos aquellas personas que, como dijo un escritor del siglo XVIII o así al que acusaron de provinciano, han tenido la suerte de nacer en toda Europa. Ese concepto, el de “nacer en toda Europa” me parece muy potente porque es un concepto negativo (no nací en este puto pueblo), al igual que “lo indie” es un concepto puramente negativo (cualquier cosa que no sea mayoritariamente aceptada).

De igual forma, estoy totalmente de acuerdo con la idea de Fernando Fernán Gómez (esto creo que ya lo he contado alguna vez) de que el pecado español no es la envidia, sino el desprecio. La envidia supone un cierto conocimiento de la situación (lo envidiable). El desprecio nace de la ignorancia del valor de las cosas. Cualquiera que haya pisado un patio de colegio conoce de primera mano la dificultad de dar un pase al hueco, por eso cuando luego lo vemos en un partido por la tele, lo apreciamos en lo que vale. Sin embargo, a casi nadie le pusieron una guitarra en la mano cuando tenía ocho años, por lo que no es fácil apreciar en toda su medida el intríngulis del asunto.

Creo que en este punto debería decir algo acerca de la diferente relación con el éxito que existe en el seno de las culturas católicas y protestantes, pero, para no hacer sociología barata, simplemente terminaré con un par de citas. La primera, no sé si cierta, es de cuando le ensalzaron a Camarón la forma de tocar de Paco de Lucia, a lo que contestó: “Pero éste cómo va a tocar bien si es mi primo”. La segunda es de una novela muy conocida de Stephen King donde un niño le pregunta a su padre, un pobre campesino, por qué se mete siempre con su vecino negro, y el padre le responde: “Si no eres mejor que un negro, no eres mejor que nadie”.

No es casualidad que lo que triunfa en la red sea poner a la gente a parir. El éxito de los demás es nuestro fracaso.

Comparte este artículo:

Más articulos de Francisco Nixon